Internet en los hogares podría costar entre 15 y 115 CUC mensuales

Margarita Márquez navega por internet desde su casa. (REUTERS)

El monopolio estatal ETECSA (Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A.) terminará en febrero la prueba piloto de internet en los hogares que se está realizando en La Habana Vieja y podría comenzar a cobrar entre 15 y 50 CUC mensuales por este servicio, según informó el sitio web progresosemanal.us.

Según la página web, ciertas fuentes cercanas a ETECSA les informaron que la tarifa para 30 horas de conexión al mes a una velocidad de 256 Kb/s costará 15 CUC; a 512 Kb/s unos 50 CUC; y 1MB costará 70, mientras 2MB 115 CUC.

Esas mismas fuentes explicaron que al acabarse las horas de contrato se podría seguir navegando con tarjetas Nauta. E, incluso, señalaron que podrían hacerse recargas desde el exterior.

En Cuba, el salario promedio es de alrededor de unos 25 dólares y en 2015 la compañía de estadísticas NationMaster, en su ranking que compara el salario medio por países en todo el mundo colocó a la Isla en último lugar.

El periodista Ángel Aguilera Castillo, 37 años, es uno de los beneficiados de los cerca de 2.000 que participan en el plan piloto.

Aguilera contó a Progreso Semanal que el proyecto “comenzó hace un par de años” cuando en varias zonas de la Habana Vieja se comenzaron a instalar cables de fibra óptica.

Los participantes en este proyecto tuvieron que cambiar sus números telefónicos y después ETECSA les entregó “los equipos (modem) y cables necesarios”, según refirió Aguilera Castillo.

Sobre la elección de la zona del casco histórico capitalino para realizar la prueba del servicio, el entrevistado dijo que “se decidieron por ella porque allí hay una mayor cantidad de cuentapropistas (sector privado), organismos de la Administración Central del Estado. Este experimento no solo beneficia a los pobladores, sino a los ministerios”.

“Aunque no tenga el dinero trataré de buscarlo”, dijo el entrevistado refiriéndose al próximo fin del servicio.

Aguilera Castillo contó que entró al sitio de la famosa tienda internacional de muebles IKEA y vio un modelo de mueble que necesitaba. No lo compró. Pero fijó el diseño, “lo construí yo mismo” y ya lo está disfrutando.

“No tenemos limitación alguna de a dónde entrar”, afirmó, aunque el Gobierno cubano censura páginas que le son “incómodas” como DIARIO DE CUBA.

“Mira esto ha sido beneficioso para la comunicación de la población con su familia, que yo creo que es lo que más la gente persigue”.

“Después del puerco de fin de año, es de este servicio de lo que más habla”, concluyó.